Langue

Responder al comentario

Amazonia: los pueblos indígenas defienden sus derechos

Versión para impresiónVersión para impresiónSend by emailSend by email
La COICA [1] trabaja para concientizar y movilizar la sociedad civil, alertándola sobre las políticas y los proyectos que podrían tener consecuencias nefastas para los pueblos indígenas de la Amazonia y en su medio ambiente. « En la Amazonia, el hecho de tener petróleo, minerales y agua es fuente de problemas. Tenemos demasiados recursos naturales que interesan a las empresas multinacionales», explica Jorge Gabriel Furagaro, presidente de la OPIAC, organización miembro de la COICA.
 
Hoy en día, la región amazónica debe enfrentarse con una amenaza sin precedentes: la IIRSA, Iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional de América del Sur, un gigantesco programa que abarca 507 proyectos de construcción de infraestructuras - carreteras, puentes, vías fluviales, conexiones energéticas y de comunicación - concentradas en su mayoría en las zonas tropicales y andinas.

Junto con otras organizaciones indígenas de Abya Yala (América), la COICA lanza una gran campaña de sensibilización y movilización contra la IIRSA. Para las organizaciones indígenas, estos proyectos no ayudan a las poblaciones locales ni a su producción comunitaria, sino que refuerzan el rol de proveedores de materias primas de los países suramericanos, solo benefician a las grandes industrias internacionales y convierten a sus regiones en zonas de tránsito de mercancías, dañando los territorios indígenas y acelerando la destrucción del ecosistema amazónico. Las organizaciones exigen transparencia y respecto del derecho a la consulta, así como que se tomen en consideración las formas de "desarrollo" propias de los pueblos indígenas, y el principio del "Buen Vivir" en que se basan, como alternativas legítimas al modelo occidental.

Valentín Muiba nos explica que para luchar contra la IIRSA, las organizaciones de la COICA apelan a los organismos internacionales, especialmente al Alto Comisionado en Derechos Humanos de las Naciones Unidas exigiendo una investigación urgente sobre los impactos de la IIRSA; interrogan a las instituciones financieras [2] sobre las razones de su implicación en los proyectos de la IIRSA y a las instancias jurídicas nacionales e internacionales [3]; también interpelan a los gobiernos progresistas del continente exigiendo la revisión del proyecto.

Además, las organizaciones de la COICA se movilizan en sus varios países miembros. Jorge Gabriel Furagaro nos habla de Colombia, donde su organización lucha contra las fumigaciones aéreas de los cultivos ilícitos, muy peligrosas para el medio ambiente y la salud, realizadas sin que los habitantes de las zonas fumigadas sean consultados. Las movilizaciones de organizaciones indígenas han resultando en la creación de una « mesa regional amazónica » cuyo objetivo es propiciar el diálogo con el gobierno.

Para mayores informes: www.coica.org

Resumen de la ponencia de Jorge Gabriel Furagaro, OPIAC (Organización de Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana, Colombia) y de Valentin Muiba (Bolivia), Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), Cuenca Amazónica

Extracto de la relatoría del taller "Movimientos socio-ambientales en América latina y Europa: convergencia de las luchas e intercambios de experiencias" organizado por France Amérique Latine (FAL) en el Foro Social Mundial de Belém, el 29 de enero 2009

Vease el texto integro

Notas:
[1] La COICA es la instancia de coordinación de nueve organizaciones indígenas provenientes de nueve países de la cuenca amazónica.
[2] Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial , Fonplata, Banco Europeo de Inversiones, Corporación Andina de Fomento
[3] Exigen el establecimiento de actos pre-cautelatorios que suspendan los proyectos IIRSA en defensa de los derechos constitucionales y de tratados como el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos autóctonos

Responder

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.