Langue

Contaminacion industrial

Articles

México: Muerte y resistencia social en el Río Santiago

Por: 
Jorge Regalado

Se dice que entre los años 1525 y 1530, cuando el conquistador español Nuño de Guzmán llegó por estor rumbos, no le resulto fácil encontrar la manera de franquear la “endiablada y áspera” Barranca y cruzar el Río Santiago, entonces llamado Río Grande, por las muchas piedras que éste tenía (Marín Tamayo, 1992). Con seguridad la fuerza y vastedad del río no permitían el avance de las tropas invasoras que además tuvieron la respuesta de los guerreros de los pueblos purépechas, cocas, cazcanes o tochos, nahuas, wirraritari, tecuales, guachichiles, zacatecos, tepecanos y tecuexes, entre otros, que resistieron y combatieron al ejército invasor por varias décadas en esta región. Más de 500 años después, cruzar el Río Santiago sigue siendo peligroso. Ya no por la fuerza y profundidad de su caudal sino porque sus aguas contienen tal cantidad de sustancias tóxicas que resultan letales para quienes toquen, respiren o absorban un poco de ellas, así como para el entorno natural de los pueblos y comunidades del Río Santiago en el estado de Jalisco, México. Por tales razones actualmente se le considera como un río muerto en el cual hace más de 30 años es imposible toda vida.

Los ríos como cualquier otro recurso natural colectivo no siempre tienen una “muerte natural”. Su muerte se tipifica como ecocidio y los factores de su muerte son producto de la explotación sin límite que el modo de acumulación de capital realiza sobre la naturaleza así como el nulo respeto que se tiene sobre la misma.

México : los afectados ambientales exigen justicia

V ANAA ChichicuautlaV ANAA Chichicuautla"Aquí, las enfermedades graves se han vuelto comunes (...) Algunos mueren muy jóvenes (...) Cáncer, insuficiencia renal, enfermedades respiratorias, abortos, malformaciones genéticas, dermatitis, conjuntivitis... Desde hace muchos años respiramos, comemos y absorbemos por la piel las diferentes sustancias tóxicas cuyas dosis son desconocidas, pero los efectos que tienen en nuestra salud dicen mucho de su importancia. Reconocemos los diferentes olores: si el viento sopla del norte, son los olores del basurero; el viento del sur tiene olor de huevo podrido, es el río; cuando el viento viene del oeste, trae el humo de las fábricas o del incinerador. Pero nos acostumbramos y todo lo sentimos como normal. Lo grave es que los humos y polvos del corredor industrial, no son sólo olores apestosos pero inofensivos. Son mortales"[Para saber más : www.aldeah.org/es/mexico-salto-vida].

El pueblo de El Salto está situado en la zona industrial del área conurbada de Guadalajara, Jalisco. 219 industrias de todo tipo -petroquímicas, metalmecánicas, manufactureras, electrónicas, agroalimentarias, de construcción- concentradas en un pequeño perímetro llamado pomposamente el "Silicon Valley de México" avientan sus aguas usadas al río Santiago, ahora muerto, recubierto de una espesa espuma blanca que se forma al pie de una cascada de agua fétida. Además de los desechos industriales, el río recupera también la mayor parte de las aguas negras no tratadas de la segunda ciudad más grande de ese país.

Brèves

Limeños respiran más de 411 tóxicos

Lima, 26 Enero 2012, (El Informante Perú). Dado que diversos estudios señalan a Lima como una de las ciudades latinoamericanas donde se registran los mayores índices de contaminación ambiental con partículas de plomo y más de 411 tóxicos -producidos por los combustibles usados en las unidades del parque automotor-, el Congresista Mesías Guevara planteó a OSINERMING, la creación de un laboratorio de análisis para determinar la calidad de los combustibles. Al respecto, explicó que existe la Ley Nro.