Bolivia ocupa el quinto lugar en reservas de shale gas en Sudamérica