Declaración de Oilwatch : La civilización petrolera sin límite