La regularización de las piscinas camaroneras está matando a los pescadores y recolectores artesanales