Sarayaku, posterior a las amenazas militares en su territorio por el caso Jiménez