Tambogrande, Perú : mangos y limones antes que todo el oro del mundo