Un álgebra interminable: las contradicciones de los mercados climáticos